martes, 11 de septiembre de 2012

KAFTA AL HORNO AL MODO DE "LOS CEDROS"



Como ya les he contado en otras ocasiones, la gastronomía del Líbano es una de mis debilidades culinarias junto a la del Perú, el Magreb y Japón. 

La verdad es que soy muy curiosa y tan pronto estoy indagando recetas libanesas como tiro para otro lado, siempre intentando que la comida sea un medio para acercarme y acercar a los míos a otras culturas, a que vean (veamos) que la diversidad es una maravilla, que conocerla nos enriquece y que  incluso podemos ver similitudes por las huellas que ha ido dejando el mestizaje.

Como pedagoga he realizado proyectos de acercamiento intercultural en entornos educativos y la cocina, como elemento introductorio a otras culturas, no me ha fallado nunca. Cuando somos capaces de ponernos a cocinar nuestras recetas, al lado de una magrebí, una senegalesa, una peruana (hablo de mujeres porque fue así)  que hacían las suyas, para después intercambiar los resultados, les aseguro que se rompen un montón de barreras.

Soy canaria, tierra de cruce de caminos, de encuentro de cuatro continentes, siempre dicen que son tres... pero yo no lo veo así. En Canarias hay muchas familias que proceden de Oriente Próximo (Palestina, Líbano, Siria, India, Paquistán...) y éste junto con Europa, Africa y América, son cuatro influencias que subyacen en la idiosincracia canaria. Este es nuestro mestizaje básico del que me siento orgullosa.

Y hoy en día, afortunadamente, el mestizaje en todos los países es un hecho.

He soltado esta perorata porque me bulle la sangre, se me tuerce el estómago en estos tiempos que corren... perdón en estos recortes que corren y no puedo, ni debo, ni quiero, cerrar los ojos y esconderme detrás de mis 'pucheros' para no alzar la voz y decir que me parece indignante e indigno lo que está haciendo este gobierno con la educación y con la sanidad negando la asistencia sanitaria gratuita a una parte de la población de este país. Me da igual la condición jurídica que tengan... son parte de la población de este país. 
Nosotros también hemos sido, y estamos siendo, inmigrantes en algún país del mundo y no siempre legales, no lo olvidemos.

Dicho queda...

... y seguimos con la cocina.

Mis primeras incursiones en la cocina libanesa fueron el Taboulé, el Moutabel y el Hummus, todas publicadas en este blog, pero no me había puesto a hacer un plato principal precisamente por mi condición de 'saltimbanqui culinaria' y hace un par de meses Linda Jaber -del Restaurante Los Cedros en Las Palmas de Gran Canaria-, libanesa-canaria, una mujer estupenda y trabajadora, me mandó esta receta de Kafta al horno y yo cuando la recibí me quedé más contenta que una chiquilla con zapatos nuevos. 
 
Puse manos a la obra y la preparé para dos (siempre la primera vez de algo lo hago para dos), y quedó magnífica. Nos resultó deliciosa junto a una ración de Taboulé y otra de Moutabel, ese día no tuvimos Hummus ;-)

¡Vamos a preparar la kafta que ya verán lo sencilla que es!


Ingredientes para dos personas:

200 gr. de carne de cordero (sin grasa) molida
100 gr. de papas
1 cucharada de cebolla picada finita
2 cucharadas de perejil picadito
1 cucharadita (de las de moka) de canela
1 tomate maduro
100 ml. de salsa de tomate
100 ml. de agua
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen suave


Para la guarnición:

1 taza de arroz
1 cucharada de arvejas (guisantes)
1 pellizco de cominos en grano
Sal




Preparación:

La carne de cordero la podemos pedir molida al carnicero o molerla en casa con un procesador. Yo la molí en casa. Utilicé pierna de cordero; resulta que hace un par de semanas compramos para prepararlo con leche de coco y curry, tal y como había hecho el pollo, y... como siempre el efecto mercado te hace comprar una cantidad mayor de la que necesitas, así que me reservé 200 gramos para preparar esta kafta para dos.

Empezamos:

Ponemos en un bol la carne molida, la cebolla picada muy fina, el perejil picadito, la cucharadita de canela, sal y pimienta. Mezclamos bien con las manos (yo me pongo un guante de esos de tirar) y reservamos.


Pelamos y cortamos la/s papa/s, la cebolla y el tomate en rodajas.




Sofreímos las papas en aceite de oliva, de manera que no se queden completamente hechas, y le ponemos, casi al final y por encima, las rodajas de cebolla para que se hagan un poquito. Retiramos y reservamos.



La salsa de tomate la mezclamos con el agua y le ponemos un poquitín de pimienta molida.


Ahora vamos a montar la fuente para llevar al horno

Engrasamos un pyrex o una fuente. (1)

Ponemos una capa de carne molida, las papas y las cebollas encima.


Otra capa de carne molida y encima de todo las rodajas de tomate.



Rociamos con la salsa de tomate rebajada con agua.



Tapamos con papel de aluminio, lo llevamos al horno previamente precalentado y horneamos a 180º durante 1 hora.




10 minutos antes de sacar la fuente del horno preparamos la guarnición. Para este plato opté por un arroz basmati aromatizado con unos cominos, una vaina de cardamomo y unas arvejas.



Sacamos nuestro kafta del horno, retiramos el alumnio y... a comer acompañado de su guarnición.




Mil gracias a Linda Jaber, del Restaurante Los Cedros en Las Palmas de Gran Canaria, por haberme enviado esta receta.

¡Lo que daría yo por estar un mes en los fogones de Los Cedros, aprendiendo de ese buen hacer que tienen y que nosotros disfrutamos tanto cuando vamos por allí!

¡¡¡ Gracias Linda !!!


Nota:

(1) Yo lo hice en una bandejita porque era para dos y no tengo un pyrex chiquitito, pero mejor un recipiente más hondo (un barro mismo me hubiese venido de perlas, pero no caí en ese momento)



2 comentarios:

  1. Por favor me podrías dejar una receta de como hacer Falafel, necesito saberlo ya mismito.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu comentario, sugerencia o petición. ¡Gracias!